¿Tienes claro qué son los derechos de acometida?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Siempre insistimos en que tan importante es saber cuánta energía utiliza tu empresa como saber cómo está utilizando esa energía. Solo así es posible definir un plan de ahorro que mejore los consumos energéticos. Esto requiere, en cualquier caso, tener claros una serie de conceptos. Por ejemplo, ¿sabes exactamente qué son los derechos de acometida? Muchas personas sabrán a qué hace referencia este concepto pero como quizás otras no lo tengan tan claro, lo vamos a explicar brevemente en este post.

Definición básica de los derechos de acometida

Para que una empresa disfrute del suministro eléctrico de una compañía eléctrica es necesario realizar una serie de gestiones que conecten las redes de distribución con su instalación eléctrica. Estas gestiones conllevan una serie de acciones que la compañía comercializadora y la compañía distribuidora cobrarán a la empresa bajo el concepto de derechos de acometida.

Estos se pueden clasificar a su vez en diferentes tipos en función de factores como si la instalación es de baja o media tensión, si la acometida es aérea o subterránea o si ha necesitado algunos componentes extras. Por eso no todas las empresas, ni todos los hogares, pagan los mismos derechos de acometida.

Los cuatro derechos de acometida

1.- Derecho de acceso

El derecho de acceso es la cantidad que tienes que pagar a la compañía distribuidora por utilizar la red de transporte eléctrica que hará llegar la energía a tu negocio. Debes, por lo tanto, solicitar el acceso a la compañía distribuidora de luz que valorará si es viable o no suministrarte la energía que requiere tu actividad.

El derecho de acceso se abona a través de la factura de la luz que emite la compañía comercializadora y su importe depende de:

  1. – Si das de alta el suministro por primera vez en una instalación nueva.
  2. – Si das de alta el suministro en una instalación antigua pero que lleva 3 años inactiva.
  3. – Si das de alta un suministro de mayor potencia que la tenía la instalación.

En definitiva, el derecho de acceso es la cantidad que pagas a la distribuidora por utilizar la red de transporte eléctrico que hará llegar la energía a tu empresa.

2.- Derecho de extensión

Existen tres situaciones que regulan este pago, que coinciden con las que acabamos de ver:

  1. que tu suministro eléctrico sea nuevo y debas darlo de alta.
  2. que sea un suministro existente que lleva inactivo durante más de 3 años.
  3. que tu suministro requiera más potencia que la existente hasta esos momentos.

Al abonar el derecho de extensión estarás pagando por el conjunto de acciones que lleva a cabo la compañía distribuidora para dar de alta la luz por primera vez, por reactivar un suministro dado de baja o para aumentar la potencia existente.

3.- Derecho de verificación

La compañía distribuidora tiene que asegurarse de que tu empresa cuenta con las medidas de seguridad necesarias antes de proporcionarte ese suministro mensual de electricidad. Este derecho vendría a ser el pago que tienes que realizar para que la distribuidora realice esa verificación de tu instalación.

No tendrías que abonarlo si tu empresa presenta un proyecto certificado de obra o si presentas un boletín instalador autorizado.

4.- Derecho de enganche

Son los derechos de acometida que se refieren al pago que debes realizar por conectar la red exterior de suministro de energía a la instalación interior de tu empresa.

Como ocurre con los costes de acometida, este cargo está definido por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y variará si el suministro eléctrico se solicita por primera vez o si ya es antiguo. Se plasma en la correspondiente factura eléctrica que te llegará de tu comercializadora aunque el destinatario final de ese cargo sea la distribuidora.

 

En FP Saver® podemos ayudarte a entender mejor tu factura eléctrica y así saber qué gastos se derivan únicamente de tus consumos energéticos. Es el punto de partida, junto con la posterior instalación de un software específico de control energético, para poder tomar aquellas decisiones que realmente te proporcionen un ahorro.