Las dos vías para conseguir que tu factura de la luz no se incremente (demasiado).

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

En la semana en la que el precio de la electricidad está batiendo todos los récords,  la posibilidad de ahorrar en la factura de la luz parece misión imposible. Sin embargo, no todo está perdido y, aunque empresas y particulares no lo tienen nada fácil, poner en práctica una serie de gestos, tanto en los hábitos de consumo como en el contrato de suministro, pueden contribuir a frenar un poco esta escalada.

Desde FP Saver nos unimos a la polémica por excelencia de este verano compartiendo este post con el que pretendemos ayudarte a realizar un mejor control del consumo eléctrico.

¿Entiendes tu factura de la luz?

Es evidente que el aumento del precio de la luz no afecta por igual al consumo doméstico de una familia que a una empresa que desarrolla una actividad industrial. Pero lo que sí tienen en común es que, en ambos casos, conocer los términos de la factura de la luz es clave para intentar, sino reducirla, al menos conseguir que no se incremente demasiado.

Los principales elementos que componen la factura de la luz son:

  • Témino de potencia: tiene un coste fijo y hace referencia a la potencia contratada en una vivienda, en un local comercial o en una empresa. A mayor potencia contratada, mayor será el coste fijo a abonar por este término.
  • Término de consumo: es el número de kilovatios hora (kWh) que consumes, ya sea en tu casa, en tu negocio o en tu empresa, durante un periodo de facturación. Este coste variable será mayor cuanto más consumas y cuanto más alto sea el precio del kWh marcado por la comercializadora (justo lo que ahora se ha disparado).

Partiendo de aquí, parece claro que las líneas a seguir son dos: reducir la potencia contratada o reducir el consumo eléctrico. ¿Está en tu mano?

Reducir la potencia contratada

Realizar una modificación en el contrato que reduzca la potencia contratada probablemente no sea una solución para comercios e industrias que no pueden correr el riesgo de quedarse sin suministro eléctrico que frene su actividad.

Sin embargo, en hogares particulares, este cambio puede ser un alivio en estos momentos en los que el precio de la luz se ha disparado. ¿Qué es lo que puede ocurrir? Pues en el peor de los casos que tu potencia no te permita tener funcionando muchos aparatos o electrodomésticos a la vez y te “salten los plomos”.

La solución es tan sencilla como organizarte y diseñar un plan para que uses todos los electrodomésticos que necesitas en tu vida diaria pero en momentos diferentes para que puedas hacerlo con una potencia contratada menor que reducirá este concepto de tu factura de la luz.

Reducir el consumo eléctrico

Resulta imposible ofrecer unos consejos que reduzcan el consumo energético de comercios y empresas de naturalezas diferentes. Cada actividad tienen que analizar sus necesidades y poner en práctica planes que les permitan reducir y ser más eficientes desde el punto de vista energético. Contar con un software de control de consumo eléctrico como el nuestro es una buena vía para conseguirlo.

Sin embargo, en el ámbito del hogar, el margen de mejora quizás pueda ser mayor, especialmente realizando unos aparentes sencillos gestos que resultan muy efectivos:

Cambia hábitos en la cocina:

  • Concentra toda la vajilla para poner el lavavajillas una sola vez al día, a ser posible después de cenar y mediante programas cortos o eco de agua fría.
  • Procura mantener la temperatura del frigorífico entre los 3 y 7 grados y cierra la puerta nada más coger o guardar alimentos.
  • Cocina varios platos a la vez para hacer uso de todos los fuegos de la placa, de tal forma que uno ayude al otro. Procura que sean varias raciones para que, cocinando una sola vez, tengas comida para varios días.

Incorpora nuevos elementos en la vivienda:

  • Sustituye viejos electrodomésticos por otros más eficientes. Por ejemplo, cambiar un frigorífico viejo por uno de clase A+++ puede hacer que ahorres entre 70 y 80 euros al año en electricidad.
  • Opta por fuentes luminosas LED programadas o con sensores que funcionen de manera inteligente para que se usen solo cuando sea necesario o detecten actividad en la estancia.

 

Como te decíamos, para locales comerciales y actividades empresariales, contar con un sistema que permita realizar un control en tiempo real del consumo energético es fundamental. Si no conoces nuestro software FP Saver te invitamos a hacerlo ahora que más lo necesitas.